Toma la mejor decisión entre comprar o rentar una nave industrial para tu planta

 



En algún momento de su carrera, muchos industriales (si no es que todos) se han enfrentado a decidir entre comprar o rentar el espacio en el que van a iniciar o expandir su centro de operaciones. Si te encuentras en esta situación, debes saber que no existe una respuesta correcta a este dilema, ya que tanto el arrendamiento como la compra de una propiedad tienen ventajas y desventajas.

Se trata de una decisión que debe tomarse en función de las necesidades específicas y el capital disponible de cada negocio. Para ayudarte a evaluar y decidir lo mejor, existen una serie de factores a considerar, que incluyen como hemos dicho al inicio, el capital disponible, pero también la proyección de crecimiento para el futuro, las necesidades de espacio de trabajo y de almacenamiento, por mencionar algunos.

Ventajas de la opción de compra

      Flexibilidad: Una de las principales ventajas de comprar una nave es la flexibilidad que conlleva ser dueño de una propiedad. Mientras que en un espacio rentado debes contar con el permiso del propietario antes de realizar cambios permanentes en la propiedad, que limitan la posibilidad de construcciones y la instalación de tuberías e instalaciones que esto implica, cuando se es dueño o dueña del lugar, tus planes dependen únicamente del resto de los factores como la proyección a futuro y la capacidad de inversión, sin necesidad de autorización o de aumentar el costo del alquiler por las modificaciones realizadas.

      Estabilidad: Otra ventaja de tener la propiedad de la nave es que esto conlleva la existencia de una hipoteca. A diferencia de las tarifas de renta, que suelen aumentar año con año o con la renovación de contrato, los reembolsos de la hipoteca tienden a fluctuar mucho menos, lo que permite una planificación financiera precisa para el futuro del negocio. Por el contrario, en un espacio rentado, el arrendador podría decidir no renovar el contrato de arrendamiento por algún motivo, lo que resultaría en una reubicación costosa con potencial de retrasar el crecimiento del negocio.

      Capital: Comprar una propiedad comercial es similar a comprar una propiedad residencial, pues se trata de una inversión que potencialmente puede aumentar de valor. A medida que aumenta el valor de la propiedad, seguramente también crecerá tu negocio, por lo que la nave adquiere la facultad de utilizarse como capital en préstamos para ayudarte a crecer. Además, en cualquier momento podrías vender la propiedad, en caso de requerir el dinero o decidir cambiar de ubicación.

Desventajas de la opción de compra

      Alto costo inicial: Una desventaja obvia de comprar una propiedad en lugar de rentarla, es el alto costo inicial que esto representa. Desembolsar una fuerte suma con este propósito podría privarte del capital necesario para establecer y hacer crecer un negocio.

      Mantenimiento: Otro inconveniente de comprar en lugar de rentar es que al optar por esta opción también adquieres la responsabilidad de organizar y pagar todo el mantenimiento, incluidas las tarifas municipales como el predial y otros costos anuales. Además de representar costos adicionales que debes tener en cuenta, estos requerirán tiempo y organización que podrías invertir mejor en hacer crecer el negocio.

Ventajas de la opción de renta

      Flexibilidad: El arrendamiento conlleva flexibilidad comercial, ya que puedes mudarte a una instalación más grande o más adecuada a las características que tu negocio va adquiriendo con el crecimiento, sin esperar hasta que puedas vender la propiedad y recuperar el capital invertido. Además, en comparación del monto de compra, la renta de una nave no representa un importe grande, por lo cual, te dejará con capital disponible para aprovechar al máximo en los rubros que más lo necesites.

      Mantenimiento ‘gratuito’: Otra ventaja de rentar es que el mantenimiento general de la nave es responsabilidad del propietario, y tus responsabilidades quedan cubiertas al pagar cada mensualidad, por lo que puedes invertir todo tu tiempo y dinero en tu negocio.

Desventajas de la opción de renta

      Tasas fluctuantes: Rentar tiene la desventaja de que las tarifas fluctúan. Esto se debe a que la tarifa mensual generalmente está sujeta a aumentos de alquiler anuales, así como a un posible aumento cada vez que se renueva el contrato. La posible fluctuación de los costos de renta hace más difícil planificar los costos y el crecimiento futuros.

      Ubicación no confiable: Otra desventaja de rentar un almacén es que si el arrendador decide no renovar el contrato, tendrás que reubicar tu negocio. Esto no sólo es costoso desde el punto de vista financiero, sino que también puede significar que tengas que mudarte con poca anticipación, resultando en un traslado hacia una nave probablemente menos adecuada para tus productos y operaciones.

      Menor control: Tener poco o ningún control sobre los cambios y lo que sucede en la nave puede afectar seriamente el crecimiento y la productividad de tu negocio. Cuando el propietario tiene la última palabra en todo, pero tu participación en la industria se está expandiendo, no hay tiempo qué perder para tomar decisiones como la construcción o adecuación de los espacios.

      Sin respaldo: Cuando decides rentar, tus mensualidades probablemente van directo al pago de la hipoteca del propietario, dejándote sin el beneficio de contar con el capital que representa una propiedad.


“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable de cualquier daño que cause el seguimiento de este texto, en caso de requerir información adicional favor de contactarnos”.

Comentarios

Entradas populares

Contáctanos para cualquier duda o comentario, somos el mejor proveedor de aceite industrial y surtimos a toda la república, da clic en el botón para llamarnos

Llámanos: 3336844161