Tendencias de la manufactura en un mundo digital

 



Estamos viviendo la Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por la transformación del trabajo a través de tecnologías como la robótica avanzada, la inteligencia artificial, el internet de las cosas, el análisis avanzado y la automatización cognitiva.

 

Contrario al temor que esto despierta en la fuerza laboral que se desenvuelve en un entorno manufacturero difícil, cuyos miembros se plantean la posibilidad de ser reemplazados en sus funciones por la tecnología, los pronósticos indican que el mega auge tecnológico creará muchísimos más empleos que los que reemplazará o desaparecerá.

 

Sin embargo, se está produciendo un importante desequilibrio entre los trabajadores disponibles y cuántos de ellos poseen o no las habilidades necesarias para los nuevos puestos de trabajo. Tan así, que la firma internacional Deloitte prevé que en el 2025 habrán alrededor de 2 millones de puestos sin cubrir por esta causa, provocando el que anticipan, será el déficit de fabricación más amplio registrado en norteamérica.

 

Tomando lo anterior en cuenta, podemos decir que sin lugar a dudas, estamos frente a una gran transformación que obliga a que tanto empleadores como los actuales y futuros profesionistas se pregunten cómo y en qué ámbitos deben prepararse para acceder a las oportunidades y necesidades de trabajo que se avecinan.

 

Las tendencias de capital humano indican que la clave para resolver esa incógnita consiste en repensar la arquitectura del trabajo, reorganizar a las empresas para que sean conscientes de la capacidad transformadora que tiene la tecnología, y capacitar de mejor manera a las personas. No se trata solamente de adoptar las herramientas digitales para producir más y mejor, sino de brindar al capital humano puestos de trabajo significativos.

 

Si bien, la tecnología está reemplazando muchas actividades manuales que hasta hace poco llevaban a cabo las personas, también está dejando ver que existen muchas otras tareas cuya realización corresponde exclusivamente al talento humano. La capacidad para llevar a cabo estas tareas se conoce como habilidades blandas, y quienes las desarrollen serán, sin duda, tomados en cuenta para ocupar los futuros puestos. Algunas de las más importantes son la creatividad, la comunicación, el pensamiento crítico y la capacidad de análisis.

 

Por otra parte, es cierto que el desempeño de un trabajo considerado como eficiente depende cada vez más de la capacidad de las personas para manejar las herramientas digitales, por lo que es importante identificar cuáles de ellas son las que cada puesto requiere emplear en el día a día, para capacitar a personal especializado en ellas.

 

Como vemos, la denominada Cuarta Revolución Industrial seguirá transformando el entorno manufacturero en uno digital, redefiniendo los puestos de trabajo que requerirán a personas capaces de adaptarse, de aprender rápido y de tomar decisiones eficientes que combinen la utilización de herramientas digitales con habilidades exclusivamente humanas, con el fin de obtener el más alto nivel de productividad al interior de las organizaciones. Los trabajadores están a tiempo de definir su lugar en este entorno, y tomarlo como un punto de partida que les ayude a emprender la preparación para el futuro.


“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable de cualquier daño que cause el seguimiento de este texto, en caso de requerir información adicional favor de contactarnos”.

Comentarios

Entradas populares

Contáctanos para cualquier duda o comentario, somos el mejor proveedor de aceite industrial y surtimos a toda la república, da clic en el botón para llamarnos

Llámanos: 3336844161