Duplica la productividad de tu rotomoldeo

 





Para entender la historia del rotomoldeo, es necesario remontarnos hasta el año 1920, donde fue que comenzó a ser común su uso. 

Sin embargo, no fue sino hasta 1980 cuando alcanzó su gran auge en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, como una nueva manera de producir materiales plásticos con todo tipo de figuras y colores.

El rotomoldeo se utiliza en distintos tipos de plásticos, tales como el Policarbonato, Polietileno, Nylon y otros, y su trabajo en este tipo de materiales es la obtención fácil y sencilla de piezas grandes y pequeñas de manera económicamente rentable. 

Las piezas están formadas con calor y presión, la cual les permite rotar constantemente. 
Esto favorece en gran medida su elaboración, ya que los moldes no necesitan ser diseñados para soportar la alta presión del moldeo por inyección, y gracias a esto, la inversión inicial es menor al no tener que pagar por máquinas costosas y complejas.

Cómo utilizar un desmoldante correctamente para aumentar la producción de piezas
El uso de un buen desmoldante puede aumentar rápidamente el número de piezas producidas normalmente, sin necesidad de invertir en máquinas y/o moldes. 

Pero para entender la importancia de un buen desmoldante, es importante conocer el proceso de rotomoldeo.

1.    Primeramente, se debe formar una película desmoldante, lo cual consiste en curar con un desmoldante el molde para que así, las partículas no se adhieran a él y pueda deslizarse libremente.

2.  Después, procedemos a introducir una cantidad predeterminada de material pulverizado en polvo en la cavidad del molde.

3.    El siguiente paso consiste en calentar los moldes en un horno previamente encendido, o bien, a fuego directo, para que el material se distribuya en el molde y se funda en su superficie.

4.    Posteriormente, se requiere el enfriamiento de los moldes, éstos son retirados del horno y se colocan en una estación predeterminada que les permite iniciar su proceso de enfriamiento. Esto se logra dejando los moldes a una temperatura ambiente o por medio de ventiladores.

5.    Por último, se procede al desmolde, para lo cual, se requiere que la pieza se encuentre por debajo de los 50°C, pues es bajo estas condiciones en las que finalmente se encuentra solidificada.

De esta manera el agente desmoldante juega un rol crucial en cuanto a la productividad y calidad; interactuando directamente en la facilidad del desmolde, el acabado que se obtiene, el número de piezas producidas por hora y en los ciclos de limpieza del molde.



“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable de cualquier daño que cause el seguimiento de este texto, en caso de requerir información adicional favor de contactarnos”.

                


Comentarios

Entradas populares

Contáctanos para cualquier duda o comentario, somos el mejor proveedor de aceite industrial y surtimos a toda la república, da clic en el botón para llamarnos

Llámanos: 3336844161