El efecto de la temperatura en los lubricantes industriales



Todos los aceites lubricantes que se emplean en el funcionamiento de la maquinaria cuentan con un tiempo de vida útil determinado, por lo que es normal que el proceso de uso los desgaste y con el tiempo pierdan sus propiedades. Aunque no es posible detener este deterioro, sí podemos aplazarlo para aprovechar al máximo los beneficios de la lubricación, durante el mayor tiempo posible. 

El flujo del aceite hace que los componentes de la maquinaria y herramientas trabajen en armonía, debido a que la viscosidad del lubricante los cubre, reduciendo la erosión que se genera al contacto y limpiando el área de trabajo de impurezas y suciedad. 

Es por eso que una parte importantísima del mantenimiento preventivo del equipo de trabajo implica la supervisión del estado del aceite, con la finalidad de programar un paro en la producción para hacer el cambio del mismo en caso de necesitarlo, ya que, de lo contrario, se corre el riesgo de detener las máquinas inesperadamente, y por lo tanto de generar mermas y pérdidas. 

A esta supervisión del aceite se le debe sumar la intención de reducir el riesgo operacional, a través de la implementación de medidas y estrategias que tengan como objetivo evaluar todas las condiciones en las que el aceite lubricante desempeñará su trabajo. 

Deben valorarse todos los posibles riesgos que se pueden presentar durante el funcionamiento de la maquinaria o herramientas, y la forma en la que, de ocurrir, afectarían el entorno y el desempeño del aceite.

Existen muchos factores que afectan el óptimo desempeño de los lubricantes, por ejemplo, si el lugar no está correctamente sellado el polvo y el exceso de aire pueden acelerar el deterioro del lubricante, si existen fugas se perderá presión en el área donde trabaja el aceite y es posible que no se cubra la  totalidad de las piezas, por una parte el aceite se desperdicia a través de la fuga y por otro lado las piezas no estarán debidamente lubricadas, por lo que aumenta la probabilidad de desgaste y malfuncionamiento.

Existe un factor que pocas veces es tomado en cuenta pero que puede traer afectaciones críticas al aceite lubricante y, en consecuencia, a la maquinaria y herramientas: la temperatura.

El aceite lubricante funciona como un refrigerante para las piezas, es por eso que cuando la maquinaria se encuentra en un lugar donde la temperatura no es debidamente controlada, este factor puede afectar el estado del lubricante y reducir sus beneficios.

En temperaturas muy bajas el aceite no puede fluir adecuadamente entre las piezas metálicas, lo que podría resultar en que éstas colisionen unas con otras desgastándose o inclusive llegando a romperse. 

Cuando las temperaturas son muy elevadas, el aceite reduce su grosor considerablemente, creando capas tan delgadas que no logran proteger a las piezas de la erosión, impurezas o desgaste, todas estas causarían casi seguramente por lo menos una avería, afectando la productividad de la maquinaria. 

Encuentra los aceites industriales y la gama de grasas industrialesdesmoldantes industriales,  desengrasantes industriales y anticongelantes industriales de la más alta calidad en Lubrite.com.mx.

“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable de cualquier daño que cause el seguimiento de este texto, en caso de requerir información adicional favor de contactarnos”.

Comentarios

Entradas populares