Las diferencias entre grasas y aceites lubricantes



El aceite y la grasa son dos términos tan familiares, que es frecuente que las personas los confundan entre sí, al desconocer cuáles son las diferencias entre uno y otro. Sin embargo, existen algunas situaciones específicas en las que la grasa funciona mejor, y otras en las que el aceite es una mejor opción. 

Para tomar la mejor de las decisiones, es indispensable contar con toda la información. Por eso, a continuación, detallaremos en qué consisten las diferencias entre grasas y aceites lubricantes. 

Podemos definir a las grasas como aceites con espesante añadido. A temperatura ambiente, las grasas suelen ser sólidas, mientras que los aceites se caracterizan por ser líquidos todo el tiempo. Así que todos los aceites pueden convertirse en grasas, pero ojo, no todas las grasas están elaboradas a base de aceites. 

El espesante que distingue a las grasas de los aceites se conoce como jabón, y los hay de diferentes tipos. Los más comunes son un tipo de arcilla llamada bentonita o un mineral llamado molibdeno. La mayoría de las grasas disponibles en el mercado utilizan un jabón complejo, muy probablemente constituido por litio. 

Generalmente, las grasas se emplean en maquinaria, herramienta o equipos industriales, mientras que los aceites tienen una gran variedad de usos domésticos, automotrices, entre otros no industriales. 

Pero ¿cuándo es mejor usar grasa en lugar de aceite? La respuesta a esta pregunta depende completamente de su aplicación. Por lo general, es mejor usar grasa cuando:

Existe riesgo de fugas y goteos

En lugares de difícil acceso donde la circulación del lubricante no es práctica

Donde se requiere sellado en un ambiente altamente contaminante, expuesto al agua y otras partículas 

Para proteger las superficies metálicas del óxido y la corrosión

Para lubricar máquinas de funcionamiento intermitente

Para suspender aditivos sólidos durante condiciones de deslizamiento de alta velocidad y baja carga

Para usar en aplicaciones selladas de por vida, como motores eléctricos

Para lubricar en condiciones de funcionamiento extremas o especiales

Para lubricar máquinas muy desgastadas

Para lograr la reducción de ruido

¿Cuándo optar por aceites?

Los aceites tienen propiedades refrigerantes. Esto sucede porque el aceite transfiere el calor a un cuerpo de aceite más grande, que luego puede bombearse a través de un intercambiador de calor. Si el proceso industrial en el que intervendrá la maquinaria a la que se le suministrará el lubricante genera mucho calor, lo más recomendable es utilizar el aceite como refrigerante y lubricante. 


Los aceites también se usan cuando las grasas serían más difíciles o poco prácticas de aplicar. De manera práctica, podemos decir que es buena idea utilizar aceite en situaciones en las que la grasa no resulta ser una buena idea. 

Comentarios

Entradas populares

Contáctanos para cualquier duda o comentario, somos el mejor proveedor de aceite industrial y surtimos a toda la república, da clic en el botón para llamarnos

Llámanos: 3336844161