Consejos para maximizar la vida útil de los aceites lubricantes



En toda línea de producción existen máquinas específicas, llamadas máquinas críticas, ya que son indispensables para que la producción se lleve a cabo correctamente y se consigan los resultados de producción esperados. 

Mantener el óptimo funcionamiento de las máquinas críticas es fundamental para evitar mermas y pérdidas económicas. La forma correcta de hacerlo es utilizar los aceites lubricantes adecuados y darles mantenimiento periódicamente para maximizar su vida útil y evitar que sea necesario detener la producción inesperadamente.

La maquinaria rotativa transfiere carga entre sus piezas. Es por eso que este tipo de dispositivos necesita mantenerse abastecido con aceite lubricante siempre en buenas condiciones. El aditivo utilizado en estas máquinas debe contar con las propiedades fisicoquímicas adecuadas para el trabajo que realizan, y para propiciar una mínima exposición a la contaminación del líquido, para favorecer que se mantengan niveles mínimos de desgaste entre las piezas, así como el máximo aprovechamiento del lubricante, lo cual se traduce en mayor productividad y operatividad del equipo sin generar costos no planificados. 

Un aceite lubricante en estado óptimo:

Genera una película protectora con la función de reducir la fricción entre las piezas metálicas producida por el rozamiento continuo
Refrigera las partes de la máquina en las que su funcionamiento genera calor. Sin esta refrigeración la degradación térmica podría fundir las piezas de metal, interrumpiendo de golpe la operación de la máquina y repercutiendo en el proceso completo.
Mantiene libre de contaminantes e impurezas que se generan por el roce entre las piezas metálicas.

Debemos tener en cuenta que no tomar las medidas de mantenimiento y prevención adecuadas puede resultar en altos costos de reparación o sustitución de maquinaria, ya que la degradación prolongada y acelerada del aceite lubricante en la maquinaria impacta directamente en su productividad. 

Cualquier aceite lubricante tiene un proceso natural de pérdida de propiedades, así que para mantenerlo en óptimas condiciones y prolongar su vida útil se recomienda sellar adecuadamente el área donde trabajará.

Además, es importante realizar una valoración periódica del aceite, programar mantenimientos para conocer y pronosticar su proceso de degradación y asignar el periodo en el que se deberá realizar el cambio por un lubricante nuevo.

Comentarios

Entradas populares