Desengrasantes industriales, tipos y usos


Tal y como el desengrasante que utilizamos en casa para la limpieza, los desengrasantes industriales funcionan igual, pero a gran escala. Los desengrasantes normalmente están conformados por sustancias ácidas, neutras y alcalinas que les permiten realizar la limpieza profunda de las grasas, aceites y suciedad en cualquier tipo de superficies, principalmente en aquellas donde se encuentran instaladas máquinas industriales, ya que es inevitable que éstas generen residuos y suciedad, haciendo indispensable el uso de dichas sustancias. 

El objetivo general de los desengrasantes es eliminar los rastros indeseables mediante reacciones químicas. Pueden estar compuestos de dos maneras, con productos naturales o con productos artificiales. Su efectividad depende de la fórmula y las cantidades empleadas en la labor. 

Por un lado, tenemos los desengrasantes a base de disolventes y por otro lado se encuentran los elaborados a base de agua. Los primeros realizan una disolución tanto de grasas como de aceites en la superficie a limpiar, mientras que los segundos funcionan con reacción de emulsión, lo que quiere decir que las moléculas del desengrasante actúan directamente en las moléculas del aceite o grasa para reducir su adherencia a la superficie y facilitar su remoción. 

Es importante detectar si el desengrasante que utilizaremos es anticorrosivo, especialmente si queremos utilizarlo para limpiar superficies de metal sin dañarlas. En sus inicios los desengrasantes eran altamente corrosivos, por lo que usarlos sobre maquinaria o herramienta era sinónimo de un grave desgaste. Actualmente podemos encontrar en el mercado desengrasantes anticorrosivos tanto con fórmulas ácidas como fórmulas neutras para cuidar las superficies y herramientas de metal.

Acerca de los desengrasantes orgánicos podemos decir que una de sus principales ventajas es su costo accesible, además de que cuidan la salud humana. Sin embargo, requieren un mayor uso de cantidad y de energía para limpiar completamente la suciedad adherida a la superficie de trabajo, frente a la facilidad con la que los desengrasantes inorgánicos cumplen el mismo objetivo, aunque éstos suelen tener un costo más elevado, y si no se utilizan de la manera adecuada, representan un riesgo para la salud. 

La elección del desengrasante adecuado para la limpieza industrial debe tomarse con seriedad. De esto depende la higiene y bienestar de las personas que laboran ahí. Se debe tomar en cuenta también cómo se aplicará. En áreas pequeñas se puede aplicar directamente el desengrasante sobre los espacios afectados, pero para limpiar zonas más extensas puede ser necesario recurrir al uso de maquinaria especial de hidro lavado, capaz de alcanzar y limpias hasta los espacios más pequeños. 


Comentarios

Entradas populares