La importancia de la lubricación en el formado de metales


Trabajar con metales requiere un especial cuidado, especialmente cuando su manejo implica una constante fricción entre ellos. Para facilitar estos procesos se utilizan fluidos especiales que tienen diversos usos dependiendo de los objetivos del trabajo, como la refrigeración del proceso y la lubricación de las piezas. 

Durante las operaciones de corte, se generan grandes cantidades de calor en el metal elevando la temperatura considerablemente, por lo que el proceso de refrigeración tiene un papel crucial a la hora de conseguir cortes limpios y precisos. Es por eso que en estos procesos se emplean emulsiones que, al estar compuestas en su mayoría por agua, tienen una mayor capacidad refrigerante. 

La lubricación es importante en las operaciones de conformado, es decir, aquéllas en las que se le da la forma a la pieza de metal, pues prácticamente todo el proceso implica que las piezas y herramientas entren en contacto, generando fricción. 

Para mantener la seguridad durante el proceso de trabajo con metales, es muy importante utilizar los lubricantes indicados. Como dijimos antes, los metales en contacto constante generan fricción y eleva la temperatura. Entonces, algunos lubricantes ofrecen un efecto refrigerante que permite que los trabajos se realicen sin el riesgo de daños para el equipo de trabajo, y aminora las posibilidades de que los operadores sufran lesiones, pues al mantener la temperatura adecuada es menos probable que ocurran deformaciones de las piezas y herramientas, dando como resultado cortes limpios y precisos. 

En función de su composición, los fluidos utilizados en el trabajo con metal se dividen en miscibles en agua y en aceites puros (que no son solubles en agua). Los aceites puros son los indicados para aportar lubricación y reducir la corrosión, mientras que los aceites miscibles en agua se utilizan en procesos de corte rápido para obtener un mejor efecto refrigerante, y pueden dividirse en fluidos convencionales, semi-sinteticos y sintéticos.

Los de tipo convencional están concentrados únicamente en aceite mineral, el cual contiene aditivos. Son opacos y semi transparentes y al estar diluidos en agua son una gran alternativa de uso en comparación con los aceites puros. Los semi-sinteticos contienen altos niveles de emulsificantes y niveles bajos de minerales, lo que los hace transparentes, mismo color que los sintéticos, solo que estos últimos no contienen aceite mineral por lo que poseen buenas propiedades de refrigeración, bio estabilidad y largos periodos de vida. 

Realizar una inspección a los procesos, sub-procesos, materia prima, maquinaria y herramientas que se utilizarán en el moldeo de los metales facilitará la elección del tipo de aceite que se requiere para ejecutar sin problemas ni inconvenientes las tareas. 

Además, es importante tener en cuenta que todo lubricante tiene un tiempo de vida determinado, y que, aunque éste se puede extender, eventualmente perderá sus propiedades, por lo que es importante mantener en observación las condiciones del fluido y realizar cambios de aceite a tiempo para evitar descomposturas, malos funcionamientos y pérdida de productividad. 

Encuentra los aceites industriales y la gama de grasas industrialesdesmoldantes industriales,  desengrasantes industriales y anticongelantes industriales de la más alta calidad en Lubrite.com.mx.

“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable por ninguna falla que resulte del seguimiento de este texto, para mayor asesoría favor de comunicarse con nosotros y con gusto lo atenderemos”

Comentarios

Entradas populares