Consejos para maximizar la vida útil de los aceites lubricantes


Detener la maquinaria de forma no prevista, debido a una descompostura o falla, es una acción que además de ser muy costosa, tiene otras consecuencias negativas para la productividad, como demoras e incumplimiento de entregas. 

Cuando las máquinas que fallan forman parte del equipo crítico, este daño se potencializa. Para evitarlo, es importante saber cómo cuidar los aceites lubricantes que empleas en el mantenimiento de tu equipo industrial. 

La temperatura juega un papel importante en la vida útil de los aceites lubricantes. Es un factor que, en gran medida, reduce sus propiedades, sobre todo en la maquinaria que expone el aceite a altas temperaturas por largos periodos, ya que la reacción de degradación se acelera. 

Mantener la temperatura del lubricante lo más baja que sea posible, aumenta la vida útil del aceite, como consecuencia de la ralentización de su proceso de degradación. 

El oxígeno, por su parte, es el principal causante del proceso de oxidación en el aceite, el cual se hace evidente en el incremento de la viscosidad, generación de barnices, lodos y sedimentos en el aceite. Este factor también puede acelerar el agotamiento de los aditivos en el aceite, provocando corrosión en las piezas metálicas con las que el lubricante tiene contacto.

Otros agentes como el agua, el polvo y otras partículas son catalizadoras de la degradación del aceite lubricante, acelerando las reacciones químicas. La contaminación en el aceite reduce su calidad y tiempo de vida, y su origen no siempre es externo, ya que en muchas ocasiones proviene del entorno de trabajo del lubricante, por ejemplo, las partículas metálicas (hierro o cobre), ácidos, o agua del sistema en el que el lubricante actúa, e incluso, residuos de aceite antiguo y degradado. 

Detectar la causa de degradación del lubricante requiere realizar un análisis de cada situación en la que éste se desempeña. Lo recomendable es implementar prácticas proactivas, enfocadas a retardar y prevenir el efecto de degradación del aceite. 
Estas acciones deben centrarse en mantener el aceite lo más limpio posible, con ayuda del uso de filtros y mallas de filtrado, para eliminar la presencia de aire y agua en el proceso de trabajo del aceite. 

Aunque todos los aceites tienen un determinado tiempo de vida útil, es posible prolongarlo prestando especial atención los cuidados que acabamos de mencionar, cuidando que durante el tiempo que los aceites se hallen almacenados, reposen a bajas temperaturas. 
Se trata de medidas básicas que deben tomarse desde que el lubricante se adquiere, y aunque en algunos entornos puede resultar difícil seguirlas al pie de la letra, es importante hacer todos los esfuerzos que resulten necesarios para atenderlas, y así asegurar que el lubricante tendrá el funcionamiento esperado, así como un impacto positivo en el desempeño de la maquinaria. 


“Industrias Técnicas Especializadas S.A. de C.V. no se hace responsable por ninguna falla que resulte del seguimiento de este texto, para mayor asesoría favor de comunicarse con nosotros y con gusto lo atenderemos”

Comentarios

Entradas populares