¿Es más grande mejor? Cómo obtener más rentabilidad de tu maquinaria industrial



La industria de la fabricación ha crecido de manera dramática en los últimos años. Este crecimiento suele atribuírsele a los desarrollos tecnológicos que han hecho posible contar con maquinaria más eficiente, y con ello tener también procesamientos y embalajes más rápidos, optimizando por completo el funcionamiento de las fábricas y mejorando el rendimiento y sus capacidades de fabricación, simplificando procesos que antes eran muy complejos. 

Este panorama ha incrementado la competencia entre empresas, quienes se han sometido a presión para seguir siendo competitivas. Una de sus estrategias ha sido invertir en innovación, particularmente cuando de su maquinaria se trata. En este sentido, ¿Pero es más grande siempre mejor? ¿Cómo saber si se está obteniendo la mejor inversión? A continuación, te presentamos tres conceptos que debes considerar cuidadosamente a la hora de evaluar cómo lograr el mejor retorno de la inversión en fabricación.

Cuanto más grande, mejor: En lo que respecta a la compra de equipos y si lo que se busca es maximizar el retorno de la inversión, cuanto más grande, mejor. Usualmente, ir a lo grande ahorra más. Las empresas pueden reducir enormemente sus costos de producción adquiriendo maquinaria más grande. Los equipos con un mayor rendimiento no solo aumentan la producción, sino que el costo de operar dicha maquinaria a lo largo del tiempo probablemente dará como resultado un menor costo por unidad para un menor costo total de la adquisición del equipo. 

Invierte más en mantenimiento y menos en reparaciones: Tener una máquina grande no garantiza mejores retornos de la inversión todo el tiempo. Esto porque cada vez que la máquina está inactiva, la producción para. Puede resultar difícil para una empresa poner en marcha la producción una vez que la máquina se ha detenido por un desperfecto. El tiempo de inactividad también incomodará a los clientes, que pueden considerar tomar sus pedidos en otro lugar. Así que, mientras más dinero inviertas en una sola máquina, más grande deberá ser el presupuesto que se destine a prevenir que ésta interrumpa su funcionamiento; es decir, al mantenimiento. Cuando se requiera, tampoco escatimes en reparaciones, pues al final de cuentas, el costo de una reparación será mucho menor que comprar una máquina completamente nueva o emplear a más trabajadores para recuperar la producción perdida.

Invierte en seguros: Dado que la mayoría de la maquinaria de fabricación grande tiene un costo considerable, lo mejor es asegurarse contra su posible pérdida. Existen pólizas de seguro que pueden cubrir el costo del personal que opera la máquina (es decir, pagar sus salarios incluso si la producción es cero), o la pérdida de producción, o ambas, en caso de que ocurra un accidente o tiempo de inactividad. Invierte en garantías y seguros de reparación para mejorar el funcionamiento de su maquinaria y que puedan repararse en cualquier tipo de situación.

Comentarios

Entradas populares