¡No todos los desengrasantes son creados iguales!


La limpieza es parte fundamental de ambientes saludables y armoniosos. Tanto en la industria como en el hogar, mantener limpios utensilios, herramientas, mobiliario, pisos, techos y prácticamente todo lo que nos rodea, es el primer paso para poder desenvolvernos y llevar a cabo nuestras actividades de manera eficiente. 

Entendiendo como suciedad a todas las partículas no deseadas sobre un objeto, esta indeseable condición a veces nos orilla a emprender decisiones drásticas. Es común que pensemos que, mientras más agresivo o abrasivo sea una sustancia para remover la suciedad, será más efectiva en todo tipo de circunstancia, por lo que a veces consideramos que es buena idea emplear desengrasantes industriales en espacios del hogar.  Pero cada cosa tiene su lugar.

Por el contrario. Muchas veces los desengrasantes comerciales o domésticos que encontramos en tiendas de conveniencia o ferreterías no especializadas pueden resultar ineficaces y hasta dañinos cuando se les emplea en la industria. Es por eso fundamental siempre buscar el desengrasante adecuado para el tipo de mancha, suciedad o residuo que se requiera eliminar. 

Los desengrasantes industriales se basan en una combinación de ingredientes ácidos, neutros o alcalinos que reaccionan de forma distinta en distintos entornos, superficies y temperaturas y que, a su vez, están presentes en diversos grados para lograr el efecto de eliminación de suciedad deseado. 

Pueden ser formulados mediante sustancias naturales como de sustancias artificiales y su función es la de remover los aceites y grasas mediante una reacción química, que según el tipo de formulación actuará sobre estos contaminantes de dos maneras.

Existen, fundamentalmente, dos tipos de desengrasantes, cuya efectividad difiere en virtud de la concentración de los agentes disolventes y emulsificantes:

Desengrasante formulado base disolvente, cuyo objetivo es disolver químicamente las moléculas grasosas a través de agentes ácidos o alcalinos; algunos de los cuales pueden resultar altamente abrasivos e, incluso, peligrosos para contacto humano, por lo que han de tratarse con sumo cuidado. 

Desengrasante formulado en base agua, cuyo objeto principal será disminuir el factor de adherencia de los aceites o grasas que se han de limpiar a través de un proceso de emulsión que es menos agresivo, pero no por ello menos efectivo en algunos grados, permitiendo su desprendimiento de los materiales orgánicos o inorgánicos. 

Recuerda consultar con un experto antes de aplicar un agente desengrasante. El uso inadecuado de un desengrasante industrial puede resultar en una limpieza falla o en daños a las piezas mecánicas involucradas. 

Encuentra los aceites industriales y la gama de grasas industrialesdesmoldantes industriales,  desengrasantes industriales y anticongelantes industriales de la más alta calidad en Lubrite.com.mx.

Comentarios

Entradas populares