¿En qué se diferencian los aceites para transmisión automática y manual?


El tipo de transmisión de tu auto dicta mucho más que la forma de conducción que se requiere para ponerlo en marcha. Como parte del mantenimiento del vehículo, es necesario llevar a cabo re-abastecimientos de aceite, tanto para el motor como para la transmisión. 

Saber que existen diferencias entre los lubricantes diseñados para transmisiones manuales y transmisiones automáticas puede encender focos de alerta entre quienes no sabemos cuáles son las características que los hacen diferencias, y principalmente, cuál de todos los que existen es compatible con el vehículo que manejamos. 

Calma; no es para tanto. De hecho, algunos aceites son intercambiables entre ambos tipos de transmisión. Esto porque, en el pasado, los espesos lubricantes diseñados para transmisiones manuales solían dificultar la transición entre un cambio y otro durante la marcha, particularmente en climas fríos; así que el resultado fue que cada vez más usuarios emplearan líquidos de transmisión automática en vehículos “estándar”. Sin embargo, las transmisiones automáticas no deben llevar líquido para transmisiones manuales. 

Es importante prestar especial atención en los coches automáticos, ya que existen muchos tipos de sistemas de transmisión entre ellos, y cada uno requiere una mezcla especial de lubricante. A diferencia de los aceites para transmisión manual, los diseñados para las automáticas tienen una consistencia más delgada y son de color rojo o verde. 

Su coloración obedece a dos razones principales; la primera de ella, es la de facilitar la detección de fugas. La segunda, es evitar que uses, por accidente, el aceite incorrecto (Una vez que sabes de qué color es el lubricante recomendado para tu auto, identificarás cuando estés a punto de verterle uno distinto).

Cualquiera que sea el aceite indicado para tu transmisión, éste cubrirá una serie de requisitos con los que verificarás su óptimo rendimiento. Entre ellos destacan la reducción de la fricción (Como todo buen lubricante), reducción de calor (Ya que las altas temperaturas controladas de manera ineficiente pueden causar bloqueos en los conductos de aceite y con ello, fallos en el funcionamiento del auto), protección contra el desgaste temprano (Un buen líquido debería proteger los engranajes de tu transmisión automática, para evitar el contacto entre los metales y con ello, arañazos, deformaciones y desgaste) y una viscosidad adecuada (Como dijimos antes, un fluido demasiado espeso entorpece el trabajo de la transmisión, y con ello la marcha del automóvil).

Si el sistema de transmisión de tu auto no lleva el aceite adecuado, pronto tendrás problemas. No importa si es manual o automático, asegúrate de que lleve el tipo de lubricante correcto. La mejor manera de hacerlo es consultar al fabricante. Recuerda que gracias a la world wide web, ahora puedes hallar una copia del manual en línea, para prácticamente todos los modelos que aún están en funcionamiento. 

Comentarios

Entradas populares

Contáctanos para cualquier duda o comentario, somos el mejor proveedor de aceite industrial y surtimos a toda la república, da clic en el botón para llamarnos

Llámanos: 3336844161