Elige la grasa correcta para altas revoluciones



La maquinaria industrial se distingue de los equipos pequeños, porque tienen rodamientos que giran más rápido, elevando la demanda de energía, y de desgaste de sus piezas. Es por eso que estas grandes máquinas no deben lubricarse con cualquier aceite, pues no todos tienen las características necesarias para optimizar su funcionamiento. 

Por ejemplo, los componentes de maquinaria industrial que son lubricados con grasa tienen a aumentar su temperatura y su fricción, aumentando las posibilidades de sufrir fallas. Este adverso final puede prevenirse seleccionando la grasa adecuada, una diseñada para operar altas velocidades de trabajo, para así disminuir el riesgo de sufrir desperfectos por la incompatibilidad del lubricante con la máquina. 

Como resulta obvio, para elegir el lubricante adecuado primero se debe tener conocimiento pleno de la temperatura máxima que alcanzan los rodamientos de la maquinaria durante su operación. 

Por ejemplo, cuando los rodamientos de un gran aparato son engrasados con un producto que excede el espesor adecuado, esto producirá exceso de calor haciendo que el rodamiento se desgaste antes de lo previsto. 

Pero si nos aseguramos de emplear una grasa que coincida con las especificaciones de dicho rodamiento, lejos de calentarse o dañarse, estaremos haciendo que funcione de manera óptima, y que su vida útil se prolongue.

¿Qué se debe tomar en cuenta para elegir un lubricante de alta velocidad? 

Viscosidad del aceite base: Del espesor y la viscosidad del aceite base dependerá la capacidad de la maquinaria para resistir o enfrentar altas temperaturas. 
Canalización: Tan importante como la viscosidad, la grasa empleada en maquinaria de alta velocidad debe ser canalizable, pues esto también influye en la generación de calor que se produce durante su operación. 

Punto de gota: Para decir que una grasa es adecuada para lubricar maquinaria industrial de altas revoluciones, su punto de gota debe tener un margen amplio sobre la temperatura regular de funcionamiento del aparato. De esta manera se evitan fallos en el rodamiento, y un sangrado excesivo del lubricante.

Tipo de espesante: Este factor cobra una relevancia especial cuando se emplean varias grasas en un mismo aparato. El espesante de la grasa ideal debe brindar canalización, punto de gota y sangrado concordantes con las características óptimas de la maquinaria. 

Aditivos: Para que el desempeño del aceite lubricante sea mejor, la mayoría de la maquinaria industrial emplea, además, aditivos. En el mercado existe una gran variedad de aditivos que contribuyen a reducir el desgaste y la fricción en las piezas del equipo de trabajo. 

Comentarios

Entradas populares