Grasas para chassis (Propiedades de una excelente grasa).



Para el caso de las grasas lubricantes automotrices el Instituto Nacional de Grasas Lubricantes (NLGI) y la Sociedad Americana de Pruebas y Materiales (ASTM) diseñaron un sistema de clasificación de ellas de acuerdo a sus propiedades y aplicaciones:

Servicio para Chasis
Servicio para Cojinetes de rueda

En este apartado detallaremos el caso de servicio para chasis, dentro de esta clasificación encontramos dos subclases que son:

LA:
Servicio típico de componentes del chasis y juntas universales en automóviles, camiones y otros vehículos operados frecuente bajo condiciones no críticas de poca carga. Las grasas de esta categoría requieren periodos de relubricación cada 3200 km o menos. Durante su vida útil, la grasa debe resistir la oxidación y la degradación, así como proteger los componentes del chasis y las juntas universales contra la corrosión y el desgaste en condiciones de poca carga. 

LB:
Servicio típico de componentes de chasis y juntas universales en vehículos de pasajeros, camiones y otros vehículos de servicio leve a severo. Los vehículos operados en condiciones de intervalos prolongados de relubricación, cargas elevadas, vibraciones severas, exposición al agua u otros contaminantes, etc., se considerará como trabajo severo. Esta grasa debe resistir la degradación y mantener su consistencia, al mismo tiempo que protege los componentes del chasis y las juntas universales de corrosión y desgaste incluso cuando se produce contaminación con humedad y condiciones de gran carga.

Es común que las grasas de esta aplicación sean formuladas a base de la combinación de espesantes base litio – calcio y que la consistencia más comúnmente adecuada se la NLGI 2. 

Comentarios