Proveedor de lubricantes. Lo que debes de buscar en un proveedor de aceites y grasas lubricantes.



Un lubricante es una parte fundamental dentro de los procesos de fabricación industrial. Este puede ser la diferencia para lograr un producto terminado óptimo, que cumpla con las especificaciones que tu mercado te solicita, cuidando al mismo tiempo tus recursos de producción (maquinaria, tiempo, dinero, personal, etc.); es por ello que la selección de un proveedor de lubricantes no debe ser cosa ligera. 

En México, existimos una gran cantidad de empresas que comercializamos este tipo de productos y entendemos que puede ser muy difícil para nuestros clientes saber qué proveedor será confiable a largo plazo, cuando todos decimos que ofrecemos lo mismo. El precio parece ser el único diferenciador entre nosotros, pero además de éste, sí existen otros factores que disitinguen a un buen proveedor de lubricantes. A continuación se mencionan algunos de ellos que pudieran ser utilizados como apoyo dentro del proceso de selección:

1. La exigencia de mi mercado

Lo primero que se debe de analizar es qué es lo que me pide mi mercado. Si las exigencias de éste no son muy altas, se puede optar por un proveedor de lubricantes económicos. Pero si mi mercado es exigente, un buen proveedor de lubricantes ofrece otros factores que ayudan a cumplir con las expectivas de mi clientela.

2. Calidad del aceite o grasa

Los fallos en producción por aceites de baja calidad pueden ser muy costosos, ya que las piezas que son lubricadas son caras o simplemente porque una línea de producción detenida tiene un alto costo financiero, incluso, hasta puede tener un alto costo de mercado. Como en todo, cuando se utilizan materias primas e insumos de buena calidad obtenemos un producto terminado de buena calidad (sobra decirlo). Un buen aceite o grasa debe crear una película lubricante óptima que evite que las superficies de la máquina choquen entre sí y se desgasten, lo cual ayuda a alargar la vida útil del equipo. Esta película lubricante debe de poder soportar las cargas de trabajo que nuestros procesos requieren. Si nuestras cargas son extremas, si tenemos una línea de producción constante, si utilizamos equipos y máquinas de alto costo de adquisición, si nuestras piezas deben de tener excelentes terminados, si queremos crear ahorros a largo plazo y si lo que buscamos es generar mejoras dentro de nuestros procesos; se debe optar por un aceite o grasa de excelente calidad. 

3. Servicio

Un buen proveedor de lubricantes incluye en su servicio una asesoría técnica profesional mediante personal capacitado; un monitoreo del aceite o grasa en uso, junto con un reporte que incluya resultados, observaciones y recomendaciones realistas y que estén a favor del cliente y sus procesos; una bitácora que resuma los monitoreos por fecha, máquina y tipo de aceite o grasa, en donde se pueda ver a través del año las condiciones en las que el lubricante está en cada mes; equipo para realizar servicios al aceite como conteo y limpieza de partículas; aditivos que ayuden a mejorar el lubricante, en caso de mal manejo; cursos de capacitación que ayuden al personal a crear consciencia sobre el buen manejo y uso de lubricantes; y lo básico: limpieza y orden, una atención amable y personalizada, entregas en tiempo y forma, un acompañamiento cercano, y sobre todo, disposición en cada contacto que se tenga.

4. Actualización constante

En la industria de lubricantes, como en cualquier otra, existen cambios que llegan cada vez con mayor rapidez . Estos son resultado de investigaciones realizadas por organizaciones internacionales. Estas organizaciones están siempre en búsqueda de mejorar las materias primas para que exista un mejor desempeño, de medir los procesos a los cuales un lubricante es sometido con el fin de hacer nuevas recomendaciones, y de extender las opciones que se pueden ofrecer dentro del servicio post-venta. Es muy importante que su proveedor de lubricantes esté en contacto con este tipo de factores, que haga presencia en “expos” internacionales en donde se detallen las nuevas tendencias y los beneficios que éstas crean para el mercado. Un proveedor de este tipo siempre estará empapado con lo más nuevo de la industria y esto ayudará a que pueda ofrecerte un producto de última generación (fabricado con las mejores materias primas), asesoría técnica de primera (que sirva para el cuidado de tus recursos y procesos; basado en nuevos estudios e investigaciones) y un servicio post-venta más completo e integral (que ayude para complementar el buen rendimiento del producto; basado en nuevos estudios e investigaciones).  

5. Fabricante de productos

Algo importante que debe considerarse es si el proveedor que estoy eligiendo es fabricante o distribuidor de lubricantes. El hecho que sea fabricante puede conllevar mejores ventajas, como por ejemplo: mayor felxibilidad con tus exigencias de entregas; desarrollo de nuevos productos específicos para tu proceso de fabricación, lo cual puede generarte una ventaja competitiva sobre tu competencia; una atención personalizada verdadera que se adapte a tus necesidades reales; se puede entablar una mejor y más abierta negociación dentro de los aumentos de precios a finales de año; menor tiempo de respuesta en cualquier tipo de requisición. En sí, es muy probable que un fabricante de lubricantes pueda adapatarse mejor a tu manera de trabajar.

6. Enfoque en crear soluciones

Otro factor importante que debes de tomar en cuenta a la hora de elegir a un proveedor de lubricantes es si éste está buscando generarte soluciones efectivas o si sólo está buscando venderte un producto; si ofrece más que un aceite o grasa de buena calidad.  Un buen proveedor buscará, en todo momento, incrementar tu productividad al enfocarse siempre en cuidar de tus procesos y de tus recursos (maquinaria, tiempo, dinero, personal, etc.) ofreciéndote en todo momento un producto de buena calidad (la calidad prometida en las pláticas de pre-venta), una asesoría técnica profesional y un servicio post-venta efectivo. No sólo debe de buscar acomodar producto para crear mercado, sino implementar una filosofía de trabajo con sus clientes; y en realidad esta filosofía debe de convencerte.

7. Productos bajo normas y clasificaciones internacionales

Un buen proveedor de lubricantes fabrica sus productos bajo normas y clasificaciones internacionales con el fin de dar confianza a su clientela. Algunas de éstas son: SAE, API (lurbicantes automotrices); SAE GL (lubricantes para transimisión y diferencial); DEXRON (lubricantes para transmisiones automáticas automotrices); ISO VG (fluidos hidráulicos); AGMA (lubricantes para engranes industriales); NLGI (grasas lubricantes); por mencionar algunas.

8. Cartera amplia de productos para todo tipo de aplicaciones

Aunque pueda parecer que esto no es importante, en realidad sí lo es. En la industria de lubricantes existe una gran cantidad de aplicaciones de producto, y éstas pueden variar de una industria a otra completamente diferente. Por ejemplo, un aceite hidráulico puede ser utilizado dentro de una inyectora para fabricar un componente de plástico que se utilice en un coche (industria automotriz), o dentro de una prensa que comprime piezas metálicas para la elaboración de compresores de aire (industria refaccionaria), o para fabricar piezas de alumino que van dentro de un avión (industria aeronáutica). Si un proveedor de lubricantes puede cubrir las 3 aplicaciones, con 3 productos diferentes, tendrá contacto con 3 distintas industrias, lo que significa que su experiencia y conocimiento técnico serán mayores, y esto se traduce a productos de mejor calidad y a una mejor atención o servicio. El poder satisfacer necesidades de varias industrias completamente distintas otorga a un proveedor una imagen mucho más amplia de cómo atender a su clientela.

9. Cumplir con lo prometido

Cumplir con lo prometido seguramente es algo demasiado obvio para ser mencionado, aún así existen casos en donde no sucede, y aunque este factor sólo puede medirse una vez trabajando, es muy importante que si te sucede, lo hables con tu proveedor para que éste rectifique lo más pronto posible. La honestidad debe ser algo intrínseco en las empresas que buscamos comercializar este tipo de producto y es nuestra responsabilidad proveer productos de la calidad prometida. Algunos ejemplos que te pueden suceder son: por negociar mucho el precio se puede afectar la calidad, lo cual sin duda al principio bajará tu costo, pero, estarás afectando mucho tu productividad; con el propósito de vender más, algunas veces los proveedores recomiendan cambios de aceite antes de lo debido, utilizando los reportes de muestras de lubricantes en uso, es importante revisar esto con tu ingeniero de planta y ver dentro del manual de tu máquina cuál es el tiempo debido para hacer los cambios correspondientes. 

10. Visión a largo plazo mediante relaciones con clientes

El que un proveedor busque establecer relaciones de largo plazo con sus clientes, te dice que no sólo tratrá de darte un buen lubricante con las mejores condiciones posibles, sino que, estará al pendiente de tus necesidades a través del tiempo, ayundándote a cuidar tus recursos en todo momento.

11. Puntualidad

Algo que muchas veces dejamos pasar y no tomamos en cuenta es la puntualidad. Un proveedor de lubricantes debe de entregar cotizaciones, facturas, reportes y producto en las fechas prometidas; también debe de llegar a sus visitas a la hora establecida previamente. Pequeños grandes detalles que distinguen a una empresa confiable.

Comentarios

Entradas populares