Aceite hidráulico contaminado. Los grandes peligros de operar con aceite contaminado y las recomendaciones para evitar contaminaciones.


En los miles de sistemas hidráulicos de maquinaria de todo tipo de industrias circula un importante fluido que tiene dos principales funciones

Reducir la fricción y el que produce desgaste de los componentes del sistema.
Transferir y multiplicar la potencia. 


Es bien conocido el dato de que el 80% de los problemas que presenta un sistema hidráulico se debe a la presencia de contaminación en el lubricante hidráulico. 

Es por lo anterior que primero que nada es importante identificar cuál es y de dónde viene la contaminación de nuestro lubricante hidráulico, así como las acciones que podemos implementar en nuestro plan de mantenimiento para minimizar este fenómeno.


Los dos principales contaminantes son partículas y agua.


PARTICULAS 

Las partículas que se encuentran en el sistema hidráulico son:

I) Rebabas:  Es la contaminación que permanece en un sistema después de su construcción o ensamblado.
II) Partículas externas Es la contaminación que entra al sistema por medio de:
Llenado con aceite nuevo.
Aire de los respiraderos abiertos.
Sellos defectuosos.

III) Se generan dentro del sistema:

Son las partículas que se generan por el desgaste natural de los componentes del sistema (bomba, válvulas, tuberías, envejecimiento de sellos, etc.); siendo este desgaste agravado por las partículas que ingresan en exceso. 


AGUA

La razón por la cual hay presencia de agua *humedad o agua libre* en el sistema hidráulico es:

Condensación de la humedad presente en el medio ambiente dentro de los depósitos del sistema hidráulico.
Fuga de agua del intercambiador de calor al sistema hidráulico.

Obviamente, al operar nuestros equipos hidráulicos por largos periodos con lubricantes con alto contenido de partículas y agua trae consecuencias tales como: 

Desgaste (abrasivo, fatiga, cavitación) de los componentes del sistema.
Erosión.
Aceleración del proceso de degradación del aceite.
Generación de productos indeseables tales como lodos, lacas y barnices; los cuales pueden obstruir válvulas, e incrementar la temperatura del lubricante en servicio.
Disminución del desempeño de los aditivos del aceite.
Reducción de la vida útil del lubricante y de los componentes del sistema.


Es de gran importancia implementar medidas para minimizar la presencia de contaminantes en nuestros fluidos hidráulicos, algunas sugerencias para tal fin son:

Realizar una adecuada limpieza del sistema previo a los cambios de aceite programados.
Adicionar al sistema un aceite con un nivel de limpieza que cumpla las recomendaciones del fabricante del equipo.
Realizar los cambios de filtros del sistema de acuerdo a las recomendaciones del fabricante.
Auxiliar al sistema con la colocación de tapones y respiradores adecuados, para minimizar el ingreso de partículas y humedad al sistema.
Mantener en óptimas condiciones los empaques del sistema.
Considerar el uso de sistemas de filtración externos auxiliares.
Establecer un programa periódico de análisis del aceite hidráulico.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares