La viscosidad en los aceites industriales




La viscosidad del aceite que empleas para el mantenimiento, tanto de automóviles como de maquinaria, define la capacidad que tendrá para hacer frente a las variaciones de temperatura y de esa manera proteger a la máquina en cuestión, pues la viscosidad es inversamente proporcional a dichas variaciones, haciendo que a más temperatura, se genere menor viscosidad, y a menor temperatura, mayor viscosidad del aceite.
A la hora de elegir de entre la enorme variedad de marcas y tipos de aceites, podemos confundirnos y no saber cuál es el que cubrirá de manera más adecuada nuestras necesidades, garantizando el correcto funcionamiento de los aparatos que empleamos para trabajar.
Palabras como monogrado y multigrado suelen aparecer sin que sepamos cómo interpretarlas. En cualquiera de estos casos, hacen referencia a la viscosidad del producto y es muy importante que sepamos elegir correctamente, pues la viscosidad es el elemento más importante a la hora de definir la utilidad de un lubricante, ya que cuanto más viscoso sea tendrá menos fluidez, por ejemplo, a la hora de transportarse sobre una superficie, y mientras menos viscoso sea, tendrá mayor capacidad de movimiento.
Definimos a la viscosidad como la capacidad que tiene un fluido para oponerse a las deformaciones tangenciales, gracias a su cohesión molecular. En la maquinaria industrial, elegir un lubricante que no tenga la viscosidad suficiente nos enfrentará a problemas de desgaste temprano, debido a que su exceso de fluidez hará que se escurra y no genere una cortina entre las piezas que intervienen en determinado proceso. A este problema se le conoce como falta de colchón hidrodinámico.
Por otra parte, si el lubricante que empleamos tiene exceso de viscosidad, hará que la máquina en cuestión tenga un sobreconsumo de energía, elevando así su gasto operativo, además de provocar un temprano desgaste pues, su espesor impide que se mueva entre las piezas, haciendo que durante su funcionamiento carezcan de esta protección.  
Ante la decisión de compra del lubricante que habremos de emplear en nuestro equipo de trabajo, sin duda la mejor opción es consultar y respetar siempre las indicaciones del fabricante de la maquinaria. Con esto, además de respaldarnos ante cualquier posible reclamación de garantía, estamos previniendo defectos de funcionamiento ocasionados por el empleo de un aceite inadecuado.
Cada motor cumple tareas distintas y tiene diferentes necesidades de mantenimiento. En Lubrite los conocemos todos y contamos con el lubricante ideal para que tu equipo industrial tenga una vida larga y productiva. Consúltanos y adquiere la mejor calidad en aceites industriales.
Encuentra los aceites industriales y la gama de grasas industrialesdesmoldantes industriales,  desengrasantes industriales y anticongelantes industriales de la más alta calidad en Lubrite.com.mx.

Comentarios

Entradas populares